Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2010

LA MALA EDUCACIÓN (I) - No sin mi mesa

No se trata de la peli de Pedro Almodóvar. Se trata de un continuo que me encuentro a cada paso y cada vez más frecuentemente: la mala educación. Numerosas ocasiones en las que me topo todo género de despropósitos de este pelo. Y de entre todas ellas hay una, que si no fuera tan lamentablemente absurda, daría –y dio– para reír… ¡a carcajadas!, y que me hizo decirme: “la ocasión la pintan calva y mañana sin falta a este tema le va un articulazo de tomo y lomo”.       Situémonos, 23 de julio. Comenzaban las fiestas de Santander. Desde primera hora la calle era un auténtico hervidero de gente: santanderinos y no santanderinos, visitantes de numerosos puntos de España, estudiantes que se encuentran en los cursos de verano de la UIMP, güiris y veraneantes,… La noche prometía ambientazo –excesivo quizá para el habitante común de la ciudad–, y no defraudó. Así, tras la cena entre amigas, nos dirigimos a la Plaza Cañadío, que con el buen tiempo tiene el encanto de vivirse en la calle. No cabí…

ES DE JUSTICIA COMENZAR POR EL PRINCIPIO

Pensar que cuando escribimos lo hacemos únicamente por y para los demás es, cuando menos, ingenuo. Aseverarlo –en algunos casos incluso belicosamente–, nos priva además de cualquier calificativo artístico que el lector pueda otorgarnos. Pero si además creemos que nuestro cometido es reflexiva y eminentemente didáctico no sólo es presuntuoso, sino un absoluto engaño.     Cuando decidimos tomar un trozo de papel y plasmar un sentimiento, contar una historia, formular una crítica, ofrecer una opinión,… lo hacemos principalmente por y para nosotros mismos. A partir del momento en que decidimos ponerlo negro sobre blanco, nos inunda e incluso obsesiona una tremenda necesidad de salir al mundo y gritar a todos, aquello que habita, cual okupa, en nuestra cabeza. Es catártico. Sí, con su punto artístico, pero una purga al fin y al cabo.     Todos hemos probado alguna que otra vez la terapia. Al hacerlo se siente por fin una liberación tal, que desde ese justo momento, y con ciertas dosis de…