Entradas

Mostrando entradas de 2012

SIN PERDER LAS GANAS

No sé si importa el dolor. Tampoco sé si importan los momentos de absoluta felicidad. Ni los momentos de miedo, ni de inseguridad, ni de tristeza, ni de risas despreocupadas, ni de duermevela del alma,...
Quizá su relevancia es relativa, sólo magnificable en el momento preciso en el que se están viviendo. Y tras eso... expiran y dan paso a otros.
Pero lo que indudablemente sé que sí importa es la huella que dichos momentos dejan en ti y el crecimiento personal derivado de ellos. Las reflexiones a las que nos llevan, el posterior proceso de reconstrucción, la lección aprendida, el reto de superación y la evolución de la propia alma. Al fin y al cabo estamos aquí de paso y nuestra existencia se forma de un crisol de sentimientos, sensaciones independientes, sentimientos aislados y vivencias diversas...que aunándose y agitadas despacito conforman precisamente eso: nuestra vida.
Y no hay cinismo ni infravaloración en mis palabras. No le quito ni un ápice de importancia a n…

QUIÉNES SOMOS

A veces se nos olvida quiénes somos. El apego a nuestros miedos hace que a menudo mutemos, con extrema e inconsciente facilidad, de tronco a extremidad, de raíz a hoja. Si tal árbol posee una raíz bien nutrida, no se presentará problema alguno. Pero si se trata de un árbol de hoja caduca y su raíz la tira al suelo al llegar las lluvias, entonces, y sólo entonces, nos sentiremos perdidos y habremos olvidado por un instante quiénes somos.

Ubicarnos de nuevo es doloroso. Y tener fe en volver a ser raíz, rama, hoja y savia, todo en uno, es difícil tarea. Tal vez se trate de evitar convertirse de nuevo en follaje de ningún otro árbol y de no olvidar jamás que somos un árbol en sí mismo, completo y robusto. ¿Acaso parte de un bosque?, ¿tal vez solitaria figura? Eso se irá viendo con el devenir de los días. Pero siempre árbol y no caídas hojas secas y rugosas, barridas de un golpe al pasar el otoño.

TÓPICOS VITALES

Una pasa horas leyendo, valorando y analizando los temas recurrentes que la literatura ha abordado a lo largo de su historia. Siendo filóloga, docente de Lengua y Literatura y lectora, esos tópicos literarios han ido apareciendo de forma constante uno detrás de otro. Tópicos literarios…tópicos vitales diría más bien. Que la Literatura, la Filosofía y la Historia nos muestran el devenir del hombre no es una novedad. Que nos sirven para darnos cuenta de que, a pesar de los años, el hombre sigue siendo exactamente el mismo con distinto maquillaje tampoco lo es. Pero aterrizar intrínsecamente en cada una de las fases vitales que nos muestran esos clásicos sí resulta inédito, al menos para quien lo va experimentando en carne y hueso. El primero que percibimos en nuestra más tierna juventud es el de la amistad, su perdurabilidad o no, las posibles “traiciones” y la pérdida de los amigos, o el fortalecimiento de nuestra relación con otros. A renglón seguido el amor, ese intenso enamoramiento…

HAY ALGO

WONDERFUL TONIGHT...

Seguramente las dos mejores guitarras de la historia, Clapton & Knopfler. Y una de las más bellas canciones de amor... Nada más que decir. Habla por sí sola...






PRÉNDEME DE LA MIRADA, AMOR...

En 1996, el ya fallecido director británico Anthony Minghella me hizo un regalo de inconmensurable valor. Bueno, a mí y a los millones de espectadores que vivieron la maravillosa experiencia deEl paciente inglés.
Desde entonces, para esta cinéfila sin remedio, dicha obra se ha conververtido en referente cinematográfico de recurrente y necesario visionado. Adoro esta película, adoro la interpretación de sus actores, su fotografía, su banda sonora,...su historia. Y una de mis escenas favoritas es la que aquí dejo. Esa en la que el Conde Almásy (Ralph Fiennes) se declara sin palabras a Katharine (Kristin Scott Thomas) en un baile de cuerpo y corazón, amor e instintos, al son de la melodía Where or When, de Benny Goodman. Fíjense ustedes (1' 47") cómo, sin pudores, él la engancha de la mirada. 
¿No les hace temblar como una hoja?, ¿no matarían porque alguien les mirara de ese modo, al menos una vez en la vida?


Préndeme de la mirada,
...y verás cómo mi voluntad se desvanece entre la …

OPACA REALIDAD / ¡TANTO DESEO!

Opaca realidad…
La realidad es un muro de excusas acerado, una pared de piedra y de cemento,estriada por las muescas de la vida. Un cristal irrompible y opaco, que no te deja ver el infinito, que ciega y enmudece tus sentidos. Es un rincón confortable y tranquilo, sin sobresaltos ni contradicciones, sin riesgos, ni peligro de caídas. 
La realidad es un tren de pasajeros, sin paradas, revisores, ni estaciones; una llegada en hora a tu destino.

¡Tanto deseo!
El deseo es el líquido elemento, de zumo de limón y de salitre, que alimenta y que escuece tus heridas. Es un velo de seda transparente movido por el aire de mis ojos y adherido a las curvas de mi cuerpo. Es un salto camicace al vacío, un grito de emoción y adrenalina, repleto de tus ganas y las mías.
El deseo es un miedo flanqueado por la culpa y por la incertidumbre de no saber lo que habita al otro lado.

                                      MGB

Ya lo decía Ortega: "El deseo muere automáticamente cuando se logra; fenece al satisfa…

ECHAR DE MENOS

Hace un momento me preguntaba, de nuevo, si es posible echar de menos lo que nunca ha sido tuyo. Es posible, ahora lo sé. Ese echar de menos es devastadoramente real y no tiene que ver con una cuestión de pertenencia o propiedad. Nadie ni nada nos pertenece. A nada ni a nadie pertenecemos. ¿O tal vez sí?.. Ese echar de menos es, por tanto, directamente proporcional a la necesidad que tenemos de algo o alguien. Obviedad, pues "te necesito porque quiero tenerte" (y no a la inversa, como me dice siempre un buen amigo). Así que, conclusión: si extraño enormemente a alguien, no tendrá ese sentimiento que ver con que haya sido "mío" alguna vez, sino con que mi corazón haya sido (intensamente) suyo en algún larguísimo momento. Y no hay más que hablar. 
Porque en mi corazón sólo mando yo y ya soy mayorcita para saber lo que quiero.

POEMA DEL DÍA

No decía palabras...

No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos,
remonta por las venas
hasta abrirse en la piel,
surtidores de sueño
hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
una mirada fugaz entre las sombras,
bastan para que el cuerpo se abra en dos,
ávido de recibir en sí mismo
otro cuerpo que sueñe;
mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
Auque sólo sea una esperanza
porque el deseo es pregunta cuya respuesta nadie sabe.


L. Cernuda

POEMA DEL DÍA

Tú que nunca serás...

Sábado fue y capricho el beso dado,
capricho de varón, audaz y fino,
mas fue dulce el capricho masculino
a este mi corazón, lobezno alado.

No es que crea, no creo; si inclinado
sobre mis manos te sentí divino
y me embriagué, comprendo que este vino
no es para mí, mas juego y rueda el dado...

Yo soy esa mujer que vive alerta;
tú, el tremendo varón que se despierta
y es un torrente que se ensancha en río.

y más se encrespa mientras corre y poda.
¡Ah, me resisto, mas me tienes toda,
tú, que nunca serás del todo mío!


Alfonsina Storni 

EL QUE ESPERAR PUEDE...

...QUE HACEN QUE LA VIDA VALGA LA PENA (I)

El gusto por los pequeños detalles. El detenimiento y esmero al hacer las cosas. La búsqueda constante de la elegante belleza. Las miradas curiosas.
El no comformarse con lo conseguido. El no dar la espalda a los sentimientos,... propias y ajenos. La lealtad a los propios deseos. La valentía ante cada cambio que te ofrece la vida. Pensar que lo que está por venir será mejor que lo vivido.
La caricia de tus seres queridos. El beso recibido mientras duermes. La mirada clara de quien te lee el alma. Las manos quitatemores de tu madre (o de tu padre, o de tu hermano...). La cálida voz del amigo al otro lado del teléfono. El amor hecho verbo.
Tus ojos. Mis ojos. Tus besos. Mis besos. Tus manos. Mis manos. ... y más, mucho más.


EMPEZAR DE NUEVO

Este escrito tiene algo más de dos años.   Hoy, releyendo, observo que sigue vigente   en mí su idea.
 ¿Tan difícil es empezar de nuevo? ¿O es acaso más sencillo quedarte en tu confortable rincón, aunque éste se encuentre plagado de luces y sombras? Posiblemente lo sea. Por intrépidos o desarraigados que seamos, a medida que pasan los años todos tratamos de buscarnos ese rincón tranquilo. Un recodo en el que en mayor o menor medida todo parece estar bajo nuestro control. O al menos todo se envuelve en la apariencia de lo conocido. Y ya sabemos que más vale lo malo conocido… porque además no siempre es tan malo.
            El conflicto aparece cuando lo nuevo, bueno o no, llega para deslumbrarnos. ¿Qué hacer, entonces?... ¿ponerte una venda y hacer como si no hubieses visto nada?, ¿preguntarte qué pasa y depurar tu vida?, ¿liarte la manta a la cabeza y romper con todo y con todos, para empezar de nuevo? Aquí hay opciones para todos los gustos. Y todas ellas son comprensibles y respetables…

UN PEDAZO DE POESÍA ...

Mario Benedetti, SOLEDADES


Ellos tienen razón
esa felicidad
al menos con mayúscula
no existe
ah pero si existiera con minúscula
sería semejante a nuestra breve
presoledad

después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad

ya sé que una pobre deformación
pero lo cierto es que en ese surable minuto
uno se siente
solo en el mundo
sin asideros
sin pretextos
sin abrazos
sin rencores
sin las cosas que unen o separan

y en esa sola manera de estar solo
ni siquiera uno se apiada de uno mismo
los datos objetivos son como sigue

hay diez centímetros de silencio
entre tus manos y mis manos
una frontera de palabras no dichas
entre tus labios y mis labios
y algo que brilla así de triste
entre tus ojos y mis ojos

claro que la soledad no viene sola

si se mira por sobre el hombro mustio
de nuestras soledades
se verá un largo y compacto imposible
un sencillo respeto por terceros o cuartos
ese percance de ser buenagente

después de la alegría
después de la plenitud
después del a…

EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA