Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2012

WONDERFUL TONIGHT...

Seguramente las dos mejores guitarras de la historia, Clapton & Knopfler. Y una de las más bellas canciones de amor... Nada más que decir. Habla por sí sola...






PRÉNDEME DE LA MIRADA, AMOR...

En 1996, el ya fallecido director británico Anthony Minghella me hizo un regalo de inconmensurable valor. Bueno, a mí y a los millones de espectadores que vivieron la maravillosa experiencia deEl paciente inglés.
Desde entonces, para esta cinéfila sin remedio, dicha obra se ha conververtido en referente cinematográfico de recurrente y necesario visionado. Adoro esta película, adoro la interpretación de sus actores, su fotografía, su banda sonora,...su historia. Y una de mis escenas favoritas es la que aquí dejo. Esa en la que el Conde Almásy (Ralph Fiennes) se declara sin palabras a Katharine (Kristin Scott Thomas) en un baile de cuerpo y corazón, amor e instintos, al son de la melodía Where or When, de Benny Goodman. Fíjense ustedes (1' 47") cómo, sin pudores, él la engancha de la mirada. 
¿No les hace temblar como una hoja?, ¿no matarían porque alguien les mirara de ese modo, al menos una vez en la vida?


Préndeme de la mirada,
...y verás cómo mi voluntad se desvanece entre la …

OPACA REALIDAD / ¡TANTO DESEO!

Opaca realidad…
La realidad es un muro de excusas acerado, una pared de piedra y de cemento,estriada por las muescas de la vida. Un cristal irrompible y opaco, que no te deja ver el infinito, que ciega y enmudece tus sentidos. Es un rincón confortable y tranquilo, sin sobresaltos ni contradicciones, sin riesgos, ni peligro de caídas. 
La realidad es un tren de pasajeros, sin paradas, revisores, ni estaciones; una llegada en hora a tu destino.

¡Tanto deseo!
El deseo es el líquido elemento, de zumo de limón y de salitre, que alimenta y que escuece tus heridas. Es un velo de seda transparente movido por el aire de mis ojos y adherido a las curvas de mi cuerpo. Es un salto camicace al vacío, un grito de emoción y adrenalina, repleto de tus ganas y las mías.
El deseo es un miedo flanqueado por la culpa y por la incertidumbre de no saber lo que habita al otro lado.

                                      MGB

Ya lo decía Ortega: "El deseo muere automáticamente cuando se logra; fenece al satisfa…