Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

SIN PERDER LAS GANAS

No sé si importa el dolor. Tampoco sé si importan los momentos de absoluta felicidad. Ni los momentos de miedo, ni de inseguridad, ni de tristeza, ni de risas despreocupadas, ni de duermevela del alma,...
Quizá su relevancia es relativa, sólo magnificable en el momento preciso en el que se están viviendo. Y tras eso... expiran y dan paso a otros.
Pero lo que indudablemente sé que sí importa es la huella que dichos momentos dejan en ti y el crecimiento personal derivado de ellos. Las reflexiones a las que nos llevan, el posterior proceso de reconstrucción, la lección aprendida, el reto de superación y la evolución de la propia alma. Al fin y al cabo estamos aquí de paso y nuestra existencia se forma de un crisol de sentimientos, sensaciones independientes, sentimientos aislados y vivencias diversas...que aunándose y agitadas despacito conforman precisamente eso: nuestra vida.
Y no hay cinismo ni infravaloración en mis palabras. No le quito ni un ápice de importancia a n…

QUIÉNES SOMOS

A veces se nos olvida quiénes somos. El apego a nuestros miedos hace que a menudo mutemos, con extrema e inconsciente facilidad, de tronco a extremidad, de raíz a hoja. Si tal árbol posee una raíz bien nutrida, no se presentará problema alguno. Pero si se trata de un árbol de hoja caduca y su raíz la tira al suelo al llegar las lluvias, entonces, y sólo entonces, nos sentiremos perdidos y habremos olvidado por un instante quiénes somos.

Ubicarnos de nuevo es doloroso. Y tener fe en volver a ser raíz, rama, hoja y savia, todo en uno, es difícil tarea. Tal vez se trate de evitar convertirse de nuevo en follaje de ningún otro árbol y de no olvidar jamás que somos un árbol en sí mismo, completo y robusto. ¿Acaso parte de un bosque?, ¿tal vez solitaria figura? Eso se irá viendo con el devenir de los días. Pero siempre árbol y no caídas hojas secas y rugosas, barridas de un golpe al pasar el otoño.

TÓPICOS VITALES

Una pasa horas leyendo, valorando y analizando los temas recurrentes que la literatura ha abordado a lo largo de su historia. Siendo filóloga, docente de Lengua y Literatura y lectora, esos tópicos literarios han ido apareciendo de forma constante uno detrás de otro. Tópicos literarios…tópicos vitales diría más bien. Que la Literatura, la Filosofía y la Historia nos muestran el devenir del hombre no es una novedad. Que nos sirven para darnos cuenta de que, a pesar de los años, el hombre sigue siendo exactamente el mismo con distinto maquillaje tampoco lo es. Pero aterrizar intrínsecamente en cada una de las fases vitales que nos muestran esos clásicos sí resulta inédito, al menos para quien lo va experimentando en carne y hueso. El primero que percibimos en nuestra más tierna juventud es el de la amistad, su perdurabilidad o no, las posibles “traiciones” y la pérdida de los amigos, o el fortalecimiento de nuestra relación con otros. A renglón seguido el amor, ese intenso enamoramiento…

HAY ALGO