Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

60 SEGUNDOS

NOS HICIERON CREER... Something about love

Nada nuevo bajo el sol, lo sé, pero no he podido resistirme. 
¡Qué gran verdad! Y cuánto tardamos en darnos cuenta de ello.
 Bueno,... ¡nunca es tarde, John!


CONÓCETE A TI MISMO

NOCTURNO XII

Imagen
Hace ya un rato que cayó la media noche de un viernes insólito. No sabría definir mis sensaciones, pero hoy quise alejarme deliberadamente de un estridente ruido cubierto de neblina. Para ello me he conducido deslizándome tan solo con las puntas de mis pies, etérea y sigilosa para no despertar las inquietudes. Shhh…     Acuso un cansancio traicionero, acumulado a lo largo de un número infinito de días. En este instante podría incluso jurar que, por un extraño espejismo inconsciente, cada uno de ellos dobló sus horas con una incontrolable actividad mental.     Y no es el cuerpo el que hoy me pesa, es un ejército imbatible de impíos pensamientos, empeñados en atacar cruelmente mi descanso. En contraste, no siento sueño y pasaría gustosa en vela las horas que le restan a esta madrugada. Mi dedo acusador apunta a anárquicas ideas que, alineadas sin orden ni concierto, desfilan una a una ante mis ojos. No sería mala solución convencerlas para que se replieguen y huyan en franca retirada; al…

ETERNAS NOTAS...

Imagen
Notas atemporales desde las antípodas...
El primer recuerdo que tengo de CROWDED HOUSE me retrotrae a mi época del Instituto (¡ayer fue!). La sensación que me queda de aquella etapa es dulcísima. Tan, tan blandita yo que me castigaba escuchando una misma canción una y otra vez, una y otra vez, durante horas e incluso días. ¡Ay! Debía de ser aquello de que hacemos las canciones nuestras y todas parecen haber sido compuestas para extraer la esencia de lo que sentimos en ese preciso instante. (En realidad creo que aún me quedan atisbos de esa práctica ¡ejem!)
De momento, ahí va una de las grandes. Crowded House, Fall at your feet.
I'm really close tonight...


EL PASO DEL TIEMPO

Imagen
Hoy me he dado cuenta de que hace casi cuatro años que no llevo reloj. Soy una total adicta a cualquier tipo de complemento femenino y me resulta absolutamente imposible salir a la calle sin un gran anillo, un collar vistoso o un brazalete perfectamente coordinado. Es un vicio que conservo desde mi más temprana edad, cuando al escoger el vestido de cada día me lanzaba literalmente a mis cajones, que celosamente guardaban una amplísima gama cromática de pulseras, horquillas y lazos, entre los que seleccionaba cuidadosamente a mis elegidos. Coquetería tal vez, pero siempre me ha gustado pensar que en ello hay un toque de delicadeza, de amor por las cosas bellas o de vena estético-artística. El caso es que de alguien que cuida de esos pequeños detalles habría de esperarse que vistiese un bonito reloj de pulsera, aún más en los velocísimos días que afrontamos.

  Sin embargo, como decía, hace años que mi muñeca izquierda pasea desnuda de marcas temporales. Aún conservo la imagen del último …

MI(s) FRAGMENTO(s) DEL DÍA (III)

PAULO COEHLO, Once minutos

(I)
"El deseo profundo, el deseo más real es aquel de acercarse a alguien.A partir de ahí, comienzan las reacciones, el hombre y la mujer entran en juego, pero lo que sucede antes, la atracción que los unió, es imposible de explicar. Es el deseo intacto, en estado puro.
Cuando el deseo todavía está en ese estado puro, hombre y mujer se apasionan por la vida, viven cada momento con veneración y, conscientemente, esperan siempre el momento adecuado para celebrar la siguiente bendición.
Así, las personas no tienen prisa, no precipitan los acontecimientos con acciones incosncientes. Saben que lo inevitable se manifestará, que lo verdadero siempre encuentra una manera de mostrarse. Cuando llega el momento, no dudan, no pierden una oportunidad, no dejan pasar ningún momento mágico porque respetan la importancia de cada segundo".
(II)  "Durante toda mi vida he entendido el amor como una especie de esclavitud consentida. Pero esto no es así: la…