Entradas

Mostrando entradas de 2014

NO ME PREGUNTES CUÁNDO, NI EL PORQUÉ, NI EN QUÉ MODO

Imagen
Y no me importa cuándo, ni el porqué, ni en qué modo, sus sentires más negros, sus heridas de guerra, su juicio más cruento. Hay un límite más allá de esta niebla que no me pertenece, ni me llama a adentrarme entre los árboles humedecidos por una lluvia que no invocó mi voz.
No me preguntes cuándo, ni el porqué, ni en qué modo he llegado a esta orilla. Yo que recorro con mis dedos el filo de las resplandecientes hojas de algún libro marchito no encuentro las palabras ocultas en sus versos sublimes. Tal vez mañana, con el primer suspiro, extienda mis abrazos y halle el modo de darle mi voz al pensamiento.
Pero no hoy. No me preguntes cuándo, ni el porqué, ni en qué modo te he mirado a los ojos y me he sentido en casa. A pesar del silencio, de lo aún no sentido y lo no compartido echo a un lado los daños infringidos por otros y me asomo a tus labios, intentando callarte con un beso.
No me preguntes cuándo, ni el porqué, ni en qué modo. Pregúntame mañana acaso, cuando nos despertemos fundidos aún extraño…

DE ESTRATEGAS EMOCIONALES

Imagen
¿Sabéis de esas páginas que circulan por Internet y por las redes sociales con citas célebres -y no tanto- que todos leemos aun sin confesarlo, y que en ocasiones nos resultan lapidarias? Pues hace no mucho di con una que reza así: “Conmigo no funciona el «te ignoro para que te enamores». A mi tú me ignoras y te mando a la mierda”. Todavía estoy llorando de la risa con ella, lo juro. Buena a rabiar y verdad como un templo. Y me recordó a algo que le oí a decir a una amiga no hace mucho y que se resume en que quien tiene éxito con el sexo opuesto es porque somete al sujeto concreto a cierta dosis de mala vida, traduciéndose esta en ajustar los tiempos e intensidades de carantoñas y vacíos. No lo sé, la verdad. No sé si el mundo de los sentidos se diseñó para los estrategas de mente fría, ni sé si hay tácticas cuasi bélicas que aplicar a estos menesteres. No creo que haya un manual del juego que mantenga a los afectos a tu lado, sean estos amigos, familia, amores,… Pero claro, qué va a d…

DE CORDEROS CON PIELES DE LOBO

Imagen

SOLTAR LASTRE

Imagen
Larga charla entre mujeres, cafés de acompañamiento y parte de las vísceras encima de la mesa. Escuchando con atención reconocí en algunas de las palabras pronunciadas estados en los que pude verme reflejada hace algún tiempo y a los que afortunadamente les di ya la espalda. En aquel tiempo llegué a pensar que jamás conseguiría salir del bucle. Dicen que querer es poder y seguramente entonces le habría dado más de una bofetada a mano abierta a todo el que articulaba esa expresión. Me decía a mí misma que desde fuera del propio corazón las acciones se dibujan factibles y hasta sencillas. Protestaba airada con un “qué sabe nadie lo que me mueve por dentro”. Y aunque en el fondo sabía que tarde o temprano tendría que llegar un claro de luz y que no hay mal que cien años dure, habría regalado entonces años de vida por saber la fecha exacta en la que eso ocurriría. Natural y finalmente sucedió. Recuerdo la sensación de haber perdido varias toneladas de peso sobre mis hombros y alguna que o…

REVOLUCIÓN

Ha llegado ya el tiempo de la revolución. Las mentes dormidas se despiertan al ataque del filo más agudo. Cruzan en aspas sus defensivos brazos, esquivando el golpe, construyendo al tiempo su estrategia de legítima defensa. No hay lugar para pasivos movimientos ni refugios en rincones tranquilos. No es momento ya para cobardías disfrazadas de consentimiento.
Los cuerpos se rebelan contra el paso del tiempo. Se desprenden de esos viejos temores 
que aguan torpemente el fluir de una sangre en plena ebullición, mas contenida. No más silencio. No más pausas.
Ha llegado el tiempo del grito penetrante a las mentes vacías, cinceladas en la falta de principios y en la ausencia de emociones. Se derriban las máscaras torpemente vestidas de sonrisas marchitas. Se combate así el pánico sustentado en los tiempos pasados, en miedos no resueltos, en complejos de culpa o en heridas que ya solo entorpecen los pasos.
Ha llegado ya el tiempo de la revolución,… de mi revolución. El momento de que elijas, sin p…

PUERTA ABIERTA

Imagen
Acurrucada en mi extremo de la cama, antes de cerrar los ojos abriré la mente a mi habitual repaso del día. Rememorando olores, evocando miradas, poniendo sobre las íes de las palabras dichas los puntos necesarios. Seguramente olvide alguna, me será imposible traerlas por completo a mi consciente. Pero no importa, no hace falta. Cuento con la esencia de lo que realmente me mueve y me conmueve. Cuento con las sensaciones despojadas de ideas que son realmente las que me nutren la piel y pronuncian su discurso en perfecto equilibrio.
Podré olvidar palabras, pero nunca el pálpito de los instintos teñidos de locura, los ojos y caricias,… mi respuesta. Hay más cordura en ellos que en cualquiera de las decisiones sopesadas con la más extrema de las prudencias. Lo demás poco importa, porque en el transcurso de los días he aprendido que concederle a la mente demasiado poder aniquila la libertad para seguir adelante… viviendo, sintiendo. Manteniendo abierta una puerta que jamás habríamos de cerra…

ESOS PEQUEÑOS GESTOS

Imagen
Un día cotidiano se encuentra plagado de pequeñas acciones realizadas desde el inconsciente y promovidas la mayor parte de ellas por la fuerza de la inercia. Si hiciésemos memoria de ellas al caer la noche estoy segura de que nos sería imposible recordarlas en su totalidad. No son actos trascendentes, ni movimientos primarios, sino meros instrumentos accesorios cuya suma conforman el todo de ese día. Junto a ellos se encuentran los actos principales, los realizados desde nuestro lado más racional, en un ejercicio de plena conciencia y de los cuales sí podríamos dar fe al hacer un balance final. Unos y otros son habituales y pueden contar con una importancia relativa en nuestra existencia. Y sin embargo existe otro tipo de gestos disfrazados de espontáneos, que en mi caso particular son blanco de mi profunda devoción por tratarse de la expresión del yo más íntimo y ser, a mi juicio, los más auténticos de cuantos realizamos. Se llevan estos a cabo en perfecta sintonía de razón y de emoci…

Y QUEMARSE LOS PIES SIN QUE ESO IMPORTE...

Imagen
Expertos en querencias fallidas y sentires a medias. En dolores de incalculables tonos y matices, en efímeras noches físicas sin química ni alquimia. ¿A qué frenarse, entonces?, me pregunto. Que lo aprendido sirva en recordarnos que no hay pérdida alguna en el intento y que en cambio esta habita en contenerse, en privarse de probar lo que se intuye y se dibuja fuego.
¿Y por qué no atreverse a la aventura, pues? No es lanzarse al vacío y arriesgarse al suicidio. Es acaso entregarse a la vida y arrojarse a la hoguera. Y quemarse los pies sin que eso importe. Y cerrarnos los ojos uno al otro. Y probarnos la piel, escalofrío intenso. Es mirarnos sin prisa y clavarnos el alma sin palabras. Y escucharnos sin ruido. Y guarecernos en los brazos más cálidos. Y besarnos hasta que los labios se entumezcan violáceos. Y mordernos. Y no pensar si el tiempo extinguirá la llama. Y no temer.

Y quemarse los pies sin que eso importe…




ABURRIMIENTO PATOLÓGICO

Imagen
¿Qué sucede cuando el aburrimiento vital se abraza fuertemente a un sentimiento obsesivo? Pues sobreviene el caos existencial, ni más ni menos. No hay nada mejor que contar con un exceso de tiempo libre vital para que el coco se desmarque y obsesione por placebos y sustitutivos de los auténticos engranajes que han de darle sentido a la existencia. Y remarco: tiempo libre vital. No me refiero al material ni al horario, sino a la ausencia de momentos en los que verdaderamente nos dedicamos a recordar lo que somos, quiénes somos y qué pasos hemos de dar para no dejar de sentirnos plenos con la vida que llevamos. Naturalmente, la tarea no es sencilla y solemos despistarnos -voluntaria o involuntariamente-, de vez en cuando. La búsqueda del placer inmediato es una tendencia evidente y comprensible. Sin embargo, es preciso mantenerla a raya  para no confundirnos por el camino y hacernos con un conjunto de frivolidades que en absoluto va a concedernos la agradable sensación que el estar en sa…

EL DEPORTE NACIONAL

Imagen
Y no va de fútbol este artículo, ¡lo juro! Ya lo siento, pero el tema no es santo de mi devoción. Estas letras se las dedico hoy a otro deporte, afición, hábito, tendencia, vicio, del que siempre se ha dicho ser más español que nada: dejarse envolver por la cegadora maraña de la envidia. Ignoro por completo si el carácter español es más proclive a ello que otros; para averiguarlo tendría que adentrarme en la antropología más añeja, pero lo que sí sé es que es tan viejo como el hombre. El mito de Caín y Abel, Némesis y Ptono, Ovidio y sus Metamorfosis, Jacinta, Abel Sánchez,… nos sobran los ejemplos y las motivaciones.             ¿Por qué tú sí y yo no? Injusta diferencia que marca tu éxito y mi supuesto fracaso. El envidioso mira y observa, anhela y se revuelve en su propia existencia, pero no admira los logros ajenos. La admiración, sentimiento blanco, reconoce y ensalza las virtudes, mas si se tiñe con elucubraciones respecto a los porqués de dichos frutos genera una man…

LA REPÚBLICA DE MI INDEPENDENCIA

Imagen
Hace algún tiempo ya que aprendí la lección más importante de mi vida. El caminar que uno elige trazarse se desarrolla en absoluto estado de independencia física, moral, emocional,… Nos rodeamos de compañeros de vida que van y vienen -e incluso algunos se quedan-, pero el éxito personal reside en no depender de nada ni de nadie. Podremos contar con nuestros afectos, acurrucarnos en ocasiones, compartir espacios y reposar la cabeza en algún que otro hombro, sí, pero quien no asuma que dicha independencia es la más vital de nuestras metas está destinado al más rotundo de los fracasos. Y sí, lo reconozco, como vulnerable y humana que soy, claro que he caído en estados de dependencia incluso tóxica, pero como rectificar es de sabios, me dije: ¡finito! De todo grado alejado de ser una coraza, es más bien sentido común. Desde entonces tiendo mi mano, sí, pero no para sujetarme y no caer, sino para ofrecérsela únicamente a quien sepa agarrarla incluso antes de que yo haya terminado de marcar …

MERECE LA PENA

Imagen
Merece la pena adentrarse en el mar de lo desconocido y dejarse ir sin sextantes, sin rumbo, sin destino. Merece la pena despojarse de etiquetas y de fórmulas, de patrones prefijados por quien apenas sabe de la vida ajena. Merece la pena desnudarse de prejuicios y mirar a la cara de la gente, respondiendo tan solo a la llamada aguda de su voraz instinto. Merece la pena no saber y no darle importancia al desconocimiento de cuanto haya de venir a llenar esos días y esas noches.
Merece la pena… Devolver una cómplice sonrisa esbozada en idiomas que solo dos conocen. Abrigar la caricia pausada en la penumbra de una cálida noche. Y besar lentamente hasta morder el cuerpo, hasta morderse el alma. Y regalar la mirada punzante a unos ojos hambrientos de sentires. Y dormir sin pasado, y soñar sin mañana.
Por todo eso, tan solo por eso,… merece la pena.





NO ES FRÍO LO QUE EN MÍ HABITA

Imagen
Siempre he sabido la blandísima materia de la que está hecho el corazón humano. Por lo que al mío respecta, sospecho que este ha estado largo tiempo sometido a braseros candentes, pues con relativa frecuencia relaja su silueta y toma un estado casi viscoso y dúctil. No reniego de ello, al contrario. Lo declaro sin la falsa modestia abandonada gradualmente con el paso de los años. Y no siento vergüenza alguna por hablar de mí misma en tales términos, pues bien creo que me lo he ganado. Continúa el camino y en él se va una topando con situaciones y experiencias tras la que llega la metódica reflexión sobre las propias reacciones. Reconozco mi sorpresa cuando se me presenta una considerable falta de afectación. Y busco las causas. Mi lado más crítico me hace pensar en qué tal vez los tropiezos de la vida han traído consigo una cierta dosis de endurecimiento. O tal vez se trate en un aumento de la capacidad de relativización. Ojalá, pues no quisiera jamás saberme fría ante una decepción o …

VIVIR EN OTRA PIEL

Imagen
Y traté de ponerme en otra piel con la osadía de quien usurpa el sentir ajeno. Prometo que fue un intento de tender la mano hacia el frente, sin pretensión alguna de invadir un espacio que no me corresponde. Lo hice sabiendas de que no es posible vivir por los demás, sentir su desazón ni sus euforias. No se puede dirigir al resto hasta la puerta de salida fácilmente identificada por quien, con reconfortante visión, se encuentra al otro lado. Los cargos con sus cargas y cada uno con su equipaje de viaje; ya, ya lo sé. Una y otra vez me repito: ¡detente!, pues privar de experiencias al resto se me antoja de un egoísmo y prepotencia supremos. Y al tiempo me revuelvo en mi asiento, deseando susurrar las palabras justas al oído de quien pide a gritos mudos oírlas. Medito al respecto y mi único temor reside en que quizá no se encuentre en capacidad de escuchar más allá de su propio latido. Respetable vivencia, poco práctica acaso, pero tan natural como mis intenciones.

Si me escucharas, sabr…

MEA CULPA

Imagen
Los ciclos de la vida van dejando amargos polvos a su paso. Es precisamente la aceptación de ese carácter cíclico lo que nos permite seguir adelante, pero no por ello la muesca provocada es menos profunda. Consciente, como soy, de que yo misma probablemente iré clavando puñales a mi paso, no tengo pudor alguno en reconocer mis desmanes y solicitar clemencia al agraviado. Sin embargo hoy miro el escaparate desde el otro lado y entono un mea culpa inverso. Por entregarme sin límites y sin medir las consecuencias de su devenir inevitable. Que a lo bueno es fácil acostumbrarse y de la costumbre al abuso va un paso. Que no todo vale.Que empatizar en demasía con quien queremos nos hace volvernos indulgentes con ciertos comportamientos que habrían de ser intolerables. Que dado que el ser humano es egoísta por naturaleza, forzarte a comprender lo incomprensible da al otro carta blanca para campar a sus anchas por tu interior, abrigado con una espesa manta de desconsideración. Que no poner un p…

ESE DESEO OCULTO

Se escapa entre mis dedos ese deseo oculto. Cae al suelo lentísimo. Va formando un tapiz de minúsculas gotas, tornasoladas por efecto de la luz cegadora con la que las observo. En un tímido instante, se elevan convertidas ya en vapor de agua. Las transformó el calor del último soplo que exhalé sobre ellas, pronunciando entre dientes mi secreto conjuro. Y yo que soy amante de las letras, quisiera hoy saber de alquimia. Hallar la justa fórmula que las solidificase en estado de perfecto aroma y tacto dulce. Indisoluble al cuerpo en el que habito.
Se escapa entre mis dedos ese deseo oculto. Mas no lo pierdo, no se trata de eso. Solo cambia de aspecto y me empuja a variar mis estrategias, mi sendero de entrada, mi puerta de salida. Todos los caminos llevan a Roma, dicen, y el de la vida no es excepción de ello. Más bien se trata del mascarón e insignia a tal principio. Renovarse o morir. Rehacerse y seguir.
Se escapa entre mis dedos ese deseo oculto. Es precisa una dosis muy grande de indestruc…

DÉJÀ VU

¿Y por qué no cantarle a los amores muertos? A las cenizas de un voraz incendio que me quemó los pies.

Nunca me hiciste meritoria de tus versos. No habrían sido un bálsamo, ni siquiera un placebo, sino más bien un trofeo de guerra. Una instantánea que incluir en el álbum de recuerdos de una vida. Retrato en sepia que revelase el corte tras morderme la boca a dentelladas y sangrarme con fugaces placeres. De un golpe seco me traspasaste el vientre con tu espada. Al extraerla, caliente y húmeda, y empapada en mi sangre, despertaste mi instinto de un letargo forzoso. Me derribaste y vaciaste mi cuerpo en la caída, para llenarlo más tarde a fuego lento y avivado por tiempos de silencio. Me devoró un hambre insaciable de encuentros estratégicamente programados, destinados a despojar las noches del más mínimo resquicio de ternura. Varios pasos al frente, tantos más recorridos a tu espalda. Hambre voraz, confieso, que al momento de ser saciada (im)previsiblemente me hacía sentir, si cabe, más hambr…

AMISTAD HOMBRE-MUJER Y VICEVERSA

Hoy me he levantado con un tema en la cabeza nada fuera de lo común. Surgió anoche mismo, durante una cena. Se trata de algo tan viejo como el mundo, pero parece que no por ello deja de ser vigente. ¿Es posible la amistad simple, blanca y desinteresada entre un hombre y una mujer? La pregunta fue lanzada al aire y ahí se armó el belén. El frente femenino defendía a ultranza, a capa y a espada que se dice, la posibilidad de que una mujer pudiese contar con un hombre entre sus allegados más íntimos, sin que por eso existiese un interés amoroso o físico. Por su parte, el frente masculino negaba la mayor, afirmando vehementemente la imposibilidad de ello. Mantenían ellos que cuando entre un hombre y una mujer se forma un vínculo estrecho, hay siempre –o lo ha habido en un pasado– como trasfondo un interés o posibilidad de intimidad cuando menos física. A decir verdad, me hicieron dudar. Y saltaron los ejemplos. Comenzamos a hacer memoria entre los amigos del sexo opuesto con los que todos c…

EL SEXO ESTÁ ¿SOBREVALORADO?

La otra tarde visité una de las terrazas de la ciudad de las que soy asidua. Bochorno amenazando lluvia, uno de mis cafés favoritos y nutrida charla. En la mesa de al lado había un grupo de cuatro o cinco veinteañeros, chicos y chicas, comentando su fin de semana. Como yo estaba a mi propia conversación, y no suele interesarme en exceso lo que se cuece fuera de mi entorno más próximo, no sabría dar detalles de los temas de los que allí se hablaba, pero de pronto hubo algo que captó mi atención. Tales chicos intercambiaban opiniones acerca del nivel de importancia de las relaciones sexuales con sus novias, rollos, ligues o aquel que pasaba por allí a la pastelería… Y me hicieron pensar. Inicialmente se me puso cara de... ¡ayyy, almas de cántaros, no os queda recorrido! Injusto pensamiento por mi parte ya que a cada edad un grado y la madurez no debe nunca justificar la prepotencia. Mea culpa. Pero reaccioné y sus palabras me sirvieron de punto de partida para analizar el nivel de mitif…