Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Y ME DI CUENTA

Imagen
Y me di cuenta de que escribía como un modo curioso …de morderme la lengua y no pronunciar lo que de otro modo diría gritando; …de secarme las lágrimas cuando estas no se dejan contener; …de acercarme al epicentro de un corazón a cuyo núcleo parezco no llegar nunca; …de tratar de comprender lo incomprensible; …de asumir lo inasumible; …de perdonar lo imperdonable: …de resignarme cuando no quiero rendirme; …de levantar la espada cuando lo único que quisiera es echarme a un lado; …de chillar y patalear mi suelo sin descanso cuando lo que debería hacer es coger ese toro por los cuernos; …de regodearme en asuntos que no habrían de merecer más de dos minutos de mi tiempo de reflexión; …de sacar el pus de las heridas del alma; …de convencerme a mí misma de que no es la esperanza, sino la ilusión la última que ha de perderse; …de autoengañarme pensando que la ilusión permanece ahí cuando un espadazo acaba de llevársela consigo.

Y me di cuenta de que vivía a pesar
 …de que las experiencias continúan…

TE REGALO...

Imagen
Entre sueños y aún ininteligibles deslicé unas palabras de mis labios. Te regalo mi tiempo anarquizado, dije, mis sueños a deshora,  mis más nuevas costumbres, mis brotes de inconsciencia y mis cuentas pendientes. Te regalo mis risas, mis locuras de niña y mi cuerpo al fin libre de autoimpuestos grilletes. Te regalo secretos y ventanas abiertas, recónditas guaridas en un tiempo tapiadas. Te regalo mis miedos y mi escudo, mi inocencia a sabiendas y mis inconveniencias. Te regalo la venda de mis ojos para que me la arranques en un único gesto y de un mordisco. Y sin pensarlo, me apuesto en un juego tan solo el todo por el todo. Aun sin cartas.
Y abrí los ojos. Pero al mirarme en ellos, súbitamente supe que no reconocías mis palabras, ni el mordisco en mi labio, ni mis ¡ay! más profundos, ni el brillo de mis ojos. No te dejaste ir a la deriva. Elegiste detenerte en la orilla, a buen recaudo y no te culpo. Y con la voz quebrada, te regalé un portazo brusco, seco, forjado en desarraigos que no me …

COMO NIEVE DESHECHA ENTRE MIS MANOS

Imagen
Yo no sé si las historias tienden a repetirse en cíclicas costumbres. Desconozco si el ser humano cojea siempre de la misma pata y si, una y otra vez, cae sin remedio del mismo lado, desgastado este a fuerza de erosiones, raído por los mordiscos padecidos. Me gusta pensar que no es así, que cada ser es el reflejo de una luna creciente que abandona a su paso, lento y calmado, las fases que eclipsaron  sus ganas. Tiendo a abandonar la idea en una mezcla de idealismo entusiasta, salto de fe inconsciente e instinto de supervivencia del alma.
Y sin embargo, las piedras del pasado me mantienen alerta. La mente continúa encendida y protectora de un corazón tendente a los suicidios. De vez en cuando le gana la batalla a quien siempre se coloca al mando de un ejército sin escudos. Y no bajo la guardia aunque la esconda. No pierdo facultades en sacar conclusiones, en intuir finísimos movimientos de un juego de ajedrez sin tableros definidos. No es fruto esto del temor ni el recelo. No se nutre tal…

POEMA DEL DÍA

Después de un tiempo   (William Shakespeare)

Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre
dar la mano y socorrer a un alma,
y aprenderás que amar no significa apoyarse,
y que compañía no siempre significa seguridad.

Comenzarás a aprender que los besos no son
contratos, ni regalos, ni promesas. . .
comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida
y la mirada al frente, con la gracia de un niño
y no con la tristeza de un adulto
y aprenderás a construir hoy todos tus caminos,
porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos
y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.

Después de un tiempo aprenderás que
el sol quema si te expones demasiado. . . .
aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez
y necesitarás perdonarlas. . .
aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma. . .
descubrirás que lleva años construir confianza
y apenas unos segundos destruirla
y que tú también podrás hacer cosas
de las que te arrepentirás el rest…

ALBORADAS (I)

Yo que con la espada aferrada a mis manos, asida reciamente la firme empuñadura, me rearmo y proclamo imbatibilidades. Yo que a cada pisada marco las muescas   del peso inespecífico de mi larga andadura. Yo que visto mis labios de rotundas proclamas que me nacen del vientre.
Me envuelvo hoy imparablemente enroscada en los hilos más frágiles de una vulnerabilidad buscada. No soy tan férrea, no lo pretendo. No quisiera hacerme jamás roca impenetrable, sino dejarme ir por las primeras luces de una mañana que se intuye deslumbrante.
Consciente como soy de caer a veces en la maraña de la irracionalidad absurda, conozco el modo de desenredarme de aquello que no sigue el natural compás de lo sencillo.
Y que la madrugada traiga hasta mis manos las respuestas que solo el tiempo posee.

10 SUEÑOS QUE CUMPLIR ANTES DE MORIR

Imagen
Leí por ahí las palabras que le dan título a estas letras. Pensé: “¡Buen propósito el de marcarse sueños que alcanzar!, pero… ¿es posible numerar y acotar los sueños sin con ello asfixiarlos?” Observándolo con pragmatismo siempre hay que empezar por algún punto, y alcanzar diez sueños, nada menos, no es de desdeñar. Así que inmediatamente me puse manos a la obra,  traté de pensar en una lista que recogiese mis anhelos vitales y decidí quedarme con ese número. El 10 es un número redondo, agradable a la vista incluso. Es divisible entre 2, luego compartible. También es fácilmente multiplicable y elevable a la enésima potencia. Es por tanto, revisable, renovable y ampliable; susceptible de flexibilizarse según las circunstancias de vida. Por ende, aquí van mis 10 sueños que cumplir antes de morir. Algunos de ellos son auténticos retos de vida. Otros tienen el aspecto y el color de las cosas pequeñas, esas que en apariencia pueden resultar insignificantes, pero que al final conforman la ve…