Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

MIS CANCIONES (1): QUIERO VER

Imagen
Cantando... Porque me gusta, porque llevo haciéndolo toda la vida y porque es otra forma de expresarme.





NO TE HAS DADO CUENTA

No te has dado cuenta aún, pregunto,
que no me agoto en tiempos ni en espacios,
que no flaquean mis fuerzas ni mis ganas,
que no hay reposo alguno en mi contienda,
que no me canso de quererte, amor,
si se trata de ti, de mí,… de ambos.

No te has dado cuenta aún, pregunto,
que no le encuentro mayor razón a nada,
que a llenarte de luz estos, tus días,
que mis noches, que mis días contigo,
poseen más verdad que lo vivido,
que no voy a dejar de ser valiente,
si se trata de ti, de mí,… de ambos.

No te has dado cuenta aún, pregunto,
que encontré en ti los porqués de cada gesto,
que en tus manos se encuentra ya mi centro,
te necesito, te pienso y te respiro,
que eres tú mi elección y no el olvido,
si se trata de ti, de mí,… de ambos.

No te has dado cuenta aún, pregunto,
que me niego a perderte, amor.
Que no voy a marcharme, no claudico,
que no me rindo, no,
que me quiero a tu lado
y a ti al mío,
si se trata de ti, de mí,… de ambos.

PERDER EL TIEMPO (O la enorme estupidez del ser humano)

DE CÓMO DEJAR DE MEDIR A LAS PERSONAS

Imagen
Siempre supe con certeza que este viaje de la vida no quería hacerlo sola. Con ello aúno las diferentes compañías que reportan los vínculos familiares, amistosos y, naturalmente, amorosos. No soy una persona para vivir aislada, sino más bien lo opuesto, un animal social hambriento de afectos y asuntos compartidos. Sé detectar sin ninguna duda cuando surge una conexión especial con alguien determinado, cuando esa persona se convierte en un habitual de mis días, y cuando quiero y necesito que su presencia se haga una constante en mi vida. Pero la sociedad en la que nací y me he criado, algo mayorcita ya, se empeñó en ponerle nombre a todas las relaciones que se establecen por vía natural, produciendo un efecto de desnaturalización de las mismas y mandándolas al carajo en gran parte de las ocasiones. Y no tengo, por cierto, nada bueno que decir de esa tendencia.
Me llaman. ¿Quién es? ¿Y ahí qué contesto? Pues mira, fulanita. Es,…es… mi mejor amiga. ¡Noooo!, mi nueva mejor amiga. ¡No!, mi …

A MI AMOR

Porque siempre creí,
y lo sigo creyendo,
que ofrecer una mano y sostenerla
era la forma auténtica de ofrecer el amor.

Porque no sé otro modo
y no pretendo
conocer otros tipos de verdadera entrega.

Porque hasta en las tormentas
se disipan las nubes y asoma un nuevo rayo
que llena de esperanza al nuevo día.

Porque es cuestión de fe, me digo a cada rato,
de voluntad y ganas,
de dejarse llevar,
de confiarse
a unos ojos que así lo han padecido.

Porque verás la luz y será plena,
desde dentro de ti y en lo más íntimo.
Individual camino.
Porque si no combates,
se tornará en absurda, esta, mi lucha
y volverá inservible lo sentido.

Porque sí estás en deuda
con la vida y conmigo.
Porque me debes algo
y es tu olvido
de dolores pasados y marchitos.

Porque el amor que albergo,
sincero y desprendido,
solo vuelto a la vida,
recuperado y sano, de nuevo puesto en pie,
habrás correspondido.

No aspiro a nada más.
Concédeme la gracia
de no verte
ante ti ni ante el mundo
derrotado y rendido.