Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

SIN SORPRESAS

Imagen
No me gustan las sorpresas. No, no me gustan. Es más, las detesto y las temo al mismo tiempo y a partes iguales. No sé si este es un sentimiento que siempre ha estado ahí. Por una vez no recuerdo si de niña me provocaban tanto desasosiego, pero lo que sí sé es que con los años se ha ido acentuando y enraizando. No me refiero a una sorpresa pequeñita o sin importancia, ni a un regalo sorpresa. Me refiero a asuntos sustanciales, de esos que realmente descolocan y pueden llevarte a un estado de shock. No soy una persona de choques, aunque los haya recibido en grandes dosis y gravedad más que considerable. Y aunque no me conduzca mal en esos trances. Pero quizás sea por eso, porque cumplí mi cupo y dejo en la temida reserva lo que la vida habrá de lanzarme aún, porque aunque no quiera sé que lo hará. Tal vez me ha causado una especie de trauma la presencia de asuntos sin avisar, pero no quiero sorpresas. Es más hoy por hoy puedo decir que me ponen de mal talante y hasta pueden desperta…

LEER EL FUTURO

Imagen
Jamás de los jamases. Así estuviera escrito con letras luminosas, en pliegos dorados o con el sobrenombre del secreto de la felicidad. Habría quien acudiera a toda prisa a los párrafos finales con curiosidad ansiosa, intriga y miedo, pero no sería mi caso.  Y también habrá quien diga que lo haría para evitar cometer errores y garantizarse un poco más de éxito. Tampoco es mi rollo. Será que vi de niña la trilogía Regreso al futuro y entendí muy cristalinamente que la secuencia espacio-tiempo no debe alterarse. Será eso. 
    Hablando ahora absolutamente en serio digo que si existiese un libro con la historia de mi vida ya escrita, completa y detallada hasta el hálito final, si yo descubriera su existencia, entraría de inmediato en un estado de pánico. Solo con acercar las yemas de los dedos a la primera página, a la portada, quedaría espantada. Rotundamente no. Lo quemaría sin abrir. Y sí, sería capaz de hacerlo. Y es que tengo la casi certeza -porque los seres humanos siempre sorp…

TEATRO Y REALIDAD

Imagen
El día llega a su fin. Hoy, 27 de marzo. Hoy, DÍA INTERNACIONAL DEL TEATRO. Y este es mi pequeño homenaje al Teatro, a cada autor, a cada actor, a cada obra que me estremece. Con todo el amor que me inspira la literatura. Comparto de mi propia voz la mayor verdad que contiene el teatro como arte, como visión, como función vital: reflejarnos una imagen de la propia vida. Empujarnos a tornar los ojos hacia la realidad...







ABRACADABRA

Imagen
Nunca he creído que haya un don mayor en el ser humano que el don de la palabra. De todas las capacidades intelectuales del hombre, la lengua se encuentra para mí a la cabeza. Evidentemente podrá pensar cualquiera que tal afirmación es subjetiva. Y estará en lo cierto, pues no resulta nada extraño que yo declare tal cosa. Pero hay una razón para ello que se encuentra más allá de mis preferencias, destrezas o inclinaciones personales. Comienzo diciendo que siento una absoluta y total admiración por aquellos que son capaces de expresarse mediante otros medios como son la pintura o la música, por ejemplo. Me cautivan y tienen toda mi admiración. Pero creo que el día que en el Cosmos se repartieron los dones, se dejó para el final la capacidad lingüística, a modo de broche de oro. Imagino que tendría lugar una gran ceremonia celebrada en una playa paradisíaca, acompañados todos de una tibia temperatura y con el sonido del arrullo del mar de fondo. Con la caída del sol se ofrecieron …

¿QUÉ SE HACE?

Imagen
¿Qué se hace? ¿Que se hace con esos días que con el pasar de las horas van cayendo en nostalgia, hundiéndose en sentires enmohecidos, oscureciéndose en una profunda melancolía? ¿Qué se hace con las hileras de imágenes y de ideas preconcebidas y machacantes, con los temores, con los arranques de rabia y las noches sin dormir? ¿Qué se hace con lo que duele cuando se carga sobre el recuerdo?, ¿cuando se sabe que ha de ser un trabajo a completar en soledad? ¿Qué se hace con las vivencias que no esperabas, que no pediste, no imaginaste, y te cambiaron la vida? ¿Qué se hace cuando una ya está cansada de guardar en el cofre de los olvidos sentimientos y personas, decepciones, amor, vida y aire?, ¿cuando se pretende actuar de diferente modo, crecer y renovarse?, ¿cuando se huye de repetir patrones?
Puede pasarse la página, desde luego. Y después otra. Y luego otra. Puede saltarse el capítulo entero e incluso quemar el libro en la hoguera. Y gritar de impotencia contenida mientras la obra es devora…

RELATOS ENCRIPTADOS: INDELEBLE

Imagen
Pasó la goma de borrar con firmeza, casi deteniéndose letra por letra para eliminar las marcas, pero la escritura se había hecho con fuerza. Lo escrito había hundido el papel y aún quedaban señales del carbón del lápiz. O bien la goma era de mala calidad o bien las palabras se empeñaban en salir a luz una vez fingida su desaparición. Era un renglón, tan solo un renglón sobre una hoja de papel blanca, pero se resistía. Volvió a hacer el gesto, de izquierda a derecha, en la misma dirección en la que se escribe con nuestro alfabeto, pero esta vez con más ahínco y arriesgándose a romper el papel. Después pasó la mano de canto, apoyando el dedo meñique perpendicularmente para retirar los restos de goma. Pero a medida que avanzaba, cada vez que alcanzaba la siguiente palabra, la anterior volvía a la superficie. Es cierto que el tono era algo tenue, pero se imprimía con la suficiente intensidad para permitir que fuera leído. Breve, seco. Sombrío, seguramente. Extraño. Pero lo cierto es …

PARA QUE NO ENFERMEMOS

Imagen
Curamos las heridas con las firmes y contundentes posaderas. Exacto. Con el culo. Dado que la vida, por esplendorosa que sea, que lo es, tiene sus bien dispuestos dardos para incomodarnos, y dado que esquivar su trayectoria se me antoja imposible y hasta inconveniente, rasguños hay para todos. Pero creo de veras que nos curamos de esos dolores de la peor de las maneras. ¿Por qué? Pues porque no vamos al foco del dolor, ni a la raíz de la infección, sino que tratamos un poco la superficie a modo de que no tengamos que ver la sangre, que es la que nos asusta. Nos preocupa más ser conscientes de que nos han herido, que el daño profundo. O al menos le ponemos más empeño. ¿Total para qué? No sirve para nada, además de ser pueril. ¿Que alguien nos hiere con sus palabras? Dejamos de hablarle. Ni nos explicamos, ni pedimos explicaciones. Rara vez paramos. No pensamos porqués, ni si es reversible o menos grave de lo que nos pareció en inicio. Nuestra primera reacción es seca e inmediata. …

POESÍA Y PRIMAVERA

Imagen
21 de marzo y llega la primavera. Lluviosa aquí en el Norte. Como lluviosa es tantas veces también la poesía. Esa cuyo día se celebra hoy también, en un intento por unir la llegada del equinoccio con el canto de los sentimientos más íntimos. Porque no hay voz más oída, más necessria, más aguda, ni más desgarradora que la que clama aquello que sentimos en nuestro yo más íntimo.
    21 de marzo y solo miro. No hablo. No concluyo. No razono. No digo. Trato de no pensar aquí sentada y en silencio. Respiro aire con calma, hondo, muy hondo, y mantengo a raya el pulso de mi piel. ¡Shhh, no hagamos ruido, que no chille de rabia! Observo así, por tanto, y busco allí en la calle una muestra del día. Y hoy no hay sol. No hay luz. No hay calor, ni hay flores. No hay ninfas bailando alrededor, ni hay sonidos de cascabeles, música o canciones. A veces la primavera viene gris para ahogarnos a ratos. Hoy es un ejemplo.  No parece que exista, no parece que hable ni que cante, que celebre ni se sien…

SOLO HACEN FALTA GANAS, NO DISCULPAS

Imagen
Tarde de domingo. Estaba leyendo a Almudena Grandes en su columna dominical de El País Semanal, versión online. ¡Qué narradora tan excepcional! Costurera del lenguaje, sus letras caen verdaderamente como un guante de seda. Y sus palabras van surgiendo en los renglones, de modo que el lector se va escurriendo y deslizando entre ellas sin darse cuenta ni poder detener su lectura. Cada una te lleva a la siguiente en volandas. Me encanta. He tirado de hemeroteca, y he leído (y releído) algunas otras de sus columnas. El mes pasado publicó una que recomiendo por deliciosa, Dos escalas en Estambul. Dos personajes, hombre y mujer en torno a los cincuenta, se atraen en medio de un largo vuelo, pero les es imposible el acercamiento. ¿La culpa? La falta de coincidencia, el ir a destiempo, el no cuadrar. ¿La realidad como moraleja? La edad que invade de desgana para esforzarse en provocar esa coincidencia, equilibrar ese tiempo y buscar cuadrar.    Sin ser incrédula o inconsciente con el concept…

A LO MEJOR

Imagen
Últimamente pienso yo que a lo mejor… 
A lo mejor no. A lo mejor nunca. A lo mejor no necesito. A lo mejor no es eso. 
A lo mejor vivo de un modo bien distinto. A lo mejor resulta todo diferente y mi lugar es otro.  Y aquello que pensé que alcanzaría ni asoma por el horizonte.  Y no me importa tanto, a lo mejor.
A lo mejor no necesito eso sin lo que siempre creí que me ahogaría. A lo mejor resulta que soy muy, muy feliz también de otra manera. A lo mejor rehago mis conceptos. Del amor, la familia, los amigos. La profesión, los bienes, la materia y el cuerpo. El espíritu y los sentimientos. Y disfruto con ello de una vida más rica.
A lo mejor tengo una meta aún más grande, de la que desconozco hasta su aroma. Y se va descubriendo poco a poco, con encanto y me encandila hasta que me enamore de mí misma, de mi propia alma, de lo que hago, digo, pienso y siento.
A lo mejor me engancho hasta tal punto de ese modo de vida, que me envuelve. Que al menor gesto de robarme un centímetro, le muerdo hasta la médula al…

EL MÉTODO DEL SILENCIO

Imagen
¿Verdaderamente quieres que te lo diga?, ¿a saco y sin anestesia? Mira que puede resultar duro de oír y de leer. Doloroso incluso. Pero lo digo, si quieres. Sin censuras. Bien… Pues que conozco el modo infalible en el que las personas se olvidan. Lo sé, así es. Y puedo decir que arrasa con todo. Se trata de un método que comienza causando autoconvencimiento. Se nutre de los pensamientos propios, no cotejables con los del otro, y que van evolucionando y engordando, reafirmándose y solidificándose a base de releer en la mente las últimas palabras que las personas se dijeron entre sí. Una y otra vez. Una y otra vez. Así, a base de dar vueltas al mismo asunto sin posibilidad de ser rebatido o matizado, uno llega a formularse su propia impresión del tema, que casi siempre se apoya en tener razón. El crearse, por tanto, una imagen propia, casi unilateral y llena de uno mismo es elemento conductor básico para que esas personas terminen olvidándose, en efecfo. Pero la cosa no acaba ahí…

SUBIENDO PELDAÑOS (Muy íntimo y muy personal 2)

Imagen
Soñé todo este tiempo con alcanzar mis sueños. Dibujé durante varias décadas la silueta de lo que habría de ir consiguiendo poco a poco y con tesón. Determinado y definido. Nítido y en color. Trabajar cada paso me acarreó cansancio. Los tropiezos y fallos me generaron frustración. Las crisis y los disgustos supusieron estados depresivos y litros de lágrimas. Los retos conseguidos me nutrían y me reportaban orgullo en mí misma. Pero cada paso era lento y doloroso. ¿Demasiado costoso?, ¿alto el precio de cada pequeña satisfacción? Posiblemente sí. Desequilibrio y un cálculo mal ajustado marcaban la dinámica de cada día. Pero hallé la clave de todo ello y descubrí que obtener cada una de las metas que deseaba no era lo que me reportaría la verdadera felicidad. Ni tampoco lo era aguantar el tipo, si algo no cuajaba. Descubrí que el único lugar donde podía sentirme realmente plena y pletórica era un estado personal e íntimo. Mi felicidad estaba en cada momento en el que me sentía tranqu…

MUY PRONTO, JUSTO A TIEMPO Y DEMASIADO TARDE

Imagen
Las expresiones muy pronto, justoa tiempo y demasiado tarde indican el momento en el que actuamos, en el que algo ocurre, el que todo gira. “El tiempo pone cada cosa en su sitio”, “el tiempo es sabio”, “el tiempo coloca a cada uno en su lugar”. Y lo cierto es que, como ya dije el otro día, es un invento nuestro para no  perdernos, que a veces esclaviza por cierto, y a la vez es la sustancia de la que está hecha la vida. Así que hacemos las cosas cuando las hacemos. Cuando sabemos y podemos, cuando estamos listos y cuando atinamos a reaccionar. Y eso es,… ¡tan humano! Así ha de ser, porque ni se puede, ni se debe tratar de evitar cada paso del proceso.     Así que, las cosas sucederán cuando hayan de suceder. Viva la libertad y respiremos hondo. Pero…, sí, hay un pero. El concepto anterior es real y bonito, pero yo no he dicho que fuera gratis. A veces tomamos decisiones demasiado pronto, otras se tomarán en el momento justo y adecuado, y otras llegarán tan tarde como para que quede …

DE HAPPY FLOWER A JARDÍN PROHIBIDO

Imagen
De happy flower a jardín prohibido. Viaje  mental en nuestro interior, mediante el cual llevamos a cabo una transformación de actitud, carácter o comportamiento. Tomad nota. Happy flower es una tipología de persona. No abunda, pero existe. Quienes pertenecen a ella son todo “paz y amor”, “todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario”, “casi nadie es tan retorcido” y “todos nos merecemos una segunda oportunidad”. Lo que ocurre es que gozan de una esperanza de vida bastante chiquita, tienden a extinguirse a causa de acciones ajenas: broncas por tontadas, mezquindades, celos y envidias, mentiras y mentirijillas, egoísmos y mentes cuadriculadas. Poco a poco se van cayendo del guindo, del manzano y hasta de la torre del campanario. Y así, a fuerza de chichones y esguinces de idealismo, expuestos como estamos todos a la meteorología humana, finalmente un día cambian de color y empiezan a hinchárseles las razones. Y ya no se casan ni con Cristo. Perdónenme los creyentes; pe…

QUERER, PODER Y CONJUNCIONES

“Quiero y no puedo” es incapacidad, luego impotencia. “Quiero, pero no puedo” es disculpa, falta de verdadera voluntad. “Puedo y no quiero” es soberbia y chulería o incluso un grito de independencia. “Puedo, pero no quiero” es rebeldía. “Quiero y puedo” es fuerza de decisión. “Puedo y quiero” son unas ganas tremendas. “Quiero, es decir, puedo” es conocer nuestras capacidades en positivo. “Puedo, porque quiero” es retarse y tener todas las papeletas para conseguirlo.



La combinación ideal de los verbos y sus conjunciones marcan la diferencia.  Tú decides cómo los empleas. Para que veas que la sintaxis es más útil de lo que tú creías.  ¡Palabra de filóloga! 




DATE EL CAPRICHO DE LA COTIDIANIDAD "DESCOMPLICADA"

Imagen
Lo confieso. Tengo una adicción recién llegada: la búsqueda de una cotidianidad “descomplicada”. Poseo una personalidad internamente activa, impetuosa, intensa, acelerada,… Por ese motivo a lo largo de mi vida me he dejado atrapar por todo aquello que, como una fuerza succionadora, tiraba de mí potentemente. El día a día, las prisas, el ir y venir, el tratar cada asunto como si fuese el único, el darle carácter de urgencia a todo, el volcarme en cada proyecto como si me jugase el pan de toda mi vida,… Además, a eso hay que sumarle que siempre he sido carne de ciudad, de tráfico, de gente y de rutinas, lo que se traduce en no haber sabido disfrutar de los momentos y de los espacios tranquilos como se debe. El reloj corriendo y yo detrás. Siempre tarde. Siempre a mil. Siempre llevándome todo por delante. Pero llega un momento en la vida de todos en el que decimos: ¡basta! Cuerpo, mente y corazón buscan una forma alternativa de llevar las cosas y nos lo piden a gritos. ¿Lo oyes?     …

HISTORIAS DEL AMOR CUASIPROFUNDO (2) - Entrega y compromiso hasta fin de mes

Imagen
-¿Vamos a ir? -¿A dónde? -¿Cómo que a dónde? Pues a casa de mis padres, es el cumpleaños de mi padre y hemos quedado en ir a comer. -¿Hoy domingo? -¡Claro que hoy domingo! ¡El cumpleaños es hoy!, ¡la celebración es hoy! De verdad que alucino. No puedo contar contigo para nada. -Mira tía, no me rayes. Ayer llegué a las tantas, estoy cansado y no me apetece ir. Vete tú, ¿a mí qué me cuentas? Son tus padres y me estás metiendo bastante presión.
     Ella comió ese día con sus padres y con su hermana. Sola. Él se quedó en casa y echó una siesta de cuatro horas. En casa de ella, por cierto. Pasaba allí más noches que en su piso. Era más céntrico, más grande, más luminoso, y… más cómodo. Entre otras cosas porque no tenía que compartirlo con sus tres compañeros. A eso de las ocho ella volvió a casa y tuvieron la bronca del siglo. Él marcó bien sus distancias y le recordó que en ningún momento le había prometido hacer de parejita feliz, ni entrar en los rollos de su familia. Ella le dijo que…

SI TIENES SUERTE, HAY UNA EN TU CAMINO

Navegando por la red he topado con este texto. Me ha enamorado por la simple y llana razón de que, sin modestia alguna, me he sentido plenamente identificada, salvo en algún pequeño detalle, como el de la maternidad. El resto,... ¡me lo aplico al milímetro! Y me emociona. Y me hace sentir orgullosa. Y me agrada el que sea la percepción de un hombre. Lo comparto y, vanidosa digo: esa soy yo.


Andan por ahí, con su atrevido miedo, portando sus cuarenta y tantos, lindas, leídas, viajadas, sensibles. Ojo con ellas. Vienen de cerrar una puerta con decisión, pero sin olvido. Amaron, construyeron, parieron, cumplieron. Amaron a su hombre, dieron alas a sus crías y ahora, desentumecieron las suyas: ¡ahí estaban!, intactas, brillantes, soberbias, majestuosas, listas para el vuelo; no ya las de un hornero, sí las de una gaviota, soberana y curiosa.  Saben de la vida y de tu hambre porque con su cuerpo han sabido saciarlas. Expertas en estupidez y sus matices: se reconocieron inmersas en ella hasta…

HISTORIAS DEL AMOR CUASIPROFUNDO (1) - Matrimonio y residentes en el Barrio de Salamanca

Imagen
Solían pasear la avenida arriba y abajo. Ella se ponía sus pendientes de oro blanco, su collar largo y su vestido verde con puntillas. Él su pantalón azul marino, su camisa de finísimas rayas y sus zapatos brillantes. Tras una tarde de primavera en las barcas del Retiro, él le propuso matrimonio. Ella dijo que sí. Días después él le pidió la mano ante sus padres. Ella dijo de nuevo que sí. La madre de ella lloraba emocionada. Iban todos muy elegantes. Se casaron por la iglesia una tarde de sol ante doscientos invitados. A los once meses llegó el niño. Dos años después llegó la niña. Les pusieron a estudiar Francés y Piano. Y también Inglés. Y jugaban al tenis. E iban al hipódromo. Él se pasaba días enteros en el despacho. Con su socio. Ella pasaba el día arriba y abajo, como cuando eran novios. A las diez el masaje. A las doce su brunch. Comer con Fulanita de Toie. Té con menganita de Poie. Los martes y los jueves paddle. Los lunes y los miércoles yoga y pintura. Los viernes tarde de …

SEIS DÍAS NO HACEN UNA SEMANA

Imagen
Recién salida del horno de estar con mis chicos haciendo orientación académica respecto a la sempiterna pregunta: Cuando esto acabe, cuando finalices el Bachillerato, ¿qué quieres estudiar?, ¿a qué te quieres dedicar? Para ellos, que nadan en un inmenso mar de dudas, es la pregunta del millón y, como es lógico, es fuente de agobio. Les falta información, pero sobre todo les falta madurez. Y lo comprendo. A medias. Que un chico de esta edad no sepa aún a qué se quiere dedicar en la vida, que desconozca qué se cuece en el interior de las múltiples profesiones que circulan por el mundo, resulta más que comprensible. ¡Cómo van a saberlo ya! No les ha dado tiempo de meter la nariz en el asunto. Lo que me hace torcer el gesto un poco más es que se repitan expresiones como “se vive bien”, “eso no que son muchos años”, “si perdemos un año…”, “a ver si me voy a pasar lo mejor de mi vida estudiando…”, y un largo etcétera del pelo. ¿Cómo les digo yo que esto no funciona así?, ¡ni por asomo!…

QUIEN...

Imagen
No pido tanto, creo. ¿Tú pides tanto?, ¿mucho?, ¿será adecuado? Y es que para mí lo natural reside en lo cotidiano. En lo terrenal. En lo defectuoso. En que no importe lo irrelevante, que por algo se llama de ese modo. En hallar la belleza en las imperfecciones. En hallar imperfecta la belleza. Del alma. Del cuerpo. Y es que yo, una vez me despojo de mi manto que todo lo cubre, me quedo a solas conmigo misma y con quien me ame. Con quien me ame tanto por fuera, como me ame por dentro. Con quien se conozca las docenas de lunares que tengo repartidas por el cuerpo a su libre albedrío. Quien sepa que cuando me levanto, lo hago con los ojos hinchados, de puro redondos. Quien sepa que cuando río dejo asomar un diente rebelde en busca de protagonismo en mi anguloso rostro. Quien sepa que mi cuerpo no es perfecto, que ensancha mi cadera, que tengo los pies grandes y mi culo necesita atraer atención, y por ello hace méritos. Quien me ame por fuera, sí, así tal como soy, no posando en las f…

LA GENTE SUELE DURARME MUCHO, MUCHO, MUCHO...

Imagen
Esta tarde estaba llevando a cabo una actividad que me dejaba tiempo para pensar relajadamente. Descansadamente. Música de fondo, poca luz, buena temperatura y dejarse ir. Algo así como cuando vas conduciendo por una carretera desierta y formada por kilómetros en línea recta. En ese estado de calma me dio por la idea de las distintas velocidades de pensamiento de los seres humanos. Sí, sí, velocidades. Sabemos que el cerebro humano cuenta con varias capacidades intelectuales. Capacidad lingüística, matemática, espacial,… Sabemos también que cada uno de nosotros desarrolla unas por encima de las otras. Y sabemos que el ritmo de aprendizaje y de proceso mental varía según el individuo y la capacidad en cuestión. Pues bien. Ahí, con todo eso rondándome en el coco, tumbada como estaba -porque lo estaba, sin llegar a dormirme-, me puse a psicoanalizarme. Y nunca mejor dicho. Porque empecé a pensar qué velocidad de pensamiento tiene esta que aquí escribe hoy con uno de sus desvaríos. …

LO QUE HAY ES LO QUE HAY

Imagen
Qué cómo me siento… ¿cómo estoy? A veces mi respuesta es un “no lo sé” o un “aquí, sin más”. Y respuesta tengo, todos tenemos. Se tiene siempre. Lo que sucede es que a veces nuestro estado de ánimo, nuestro estado emocional es tan complejo o está, tal vez, tan cansado, que se queda aparentemente detenido en el tiempo. No habla, no actúa, no se mueve. Simplemente está. Ubicado, no creas que da bandazos o se encuentra perdido. Sabe muy bien dónde se halla, desde cuándo y por qué. Pero es su circunstancia tan enrevesada, que explicarse y definirse sería una historia tan larga de contar, que llevaría casi el mismo tiempo que los sucesos que le hicieron alcanzar su posición actual. Y por eso se mantiene en silencio. Sin tirar del hilo. Para no provocar ira, llanto, atropellamiento, o vaya a saber cualquiera qué reacción. En silencio además se piensa mejor. Sin que nada ni nadie te influya. Que ya sabemos que opinar, opina todo el mundo, y que eso sucede según la experiencia particular de …

ME SOBRA ALGO MUY GRANDE DE AQUELLO QUE ME FALTA

Imagen
Me sobran dolores de cabeza.
Me faltan recursos y herramientas.
Me sobran conjeturas y especulaciones extrañas.
Me faltan ideas sencillas y entendibles.
Me sobran personajes de los que estorban.
Me faltan presencias esenciales.
Me sobran lamentos y noches sin dormir.
Me faltan suspiros y noches sin dormir.
Me sobran frases que ya me archiconozco.
Me faltan tropiezos enganchados en la punta de la lengua.

Me sobran lágrimas.
Me faltan besos y abrazos prolongados.
Me sobran ganas.
Me faltan fuerzas.
Me sobran los motivos.
Me faltan las razones.
Me sobran desengaños
... y me falta tiempo.
El tiempo de descuento.
El tiempo de otra vida.
El tiempo malgastado.
Y hasta el equivocado.

Me falta una vida anterior contigo.
Me falta tiempo consumido.
Me sobra algo muy grande de aquello que me falta.




































ELEMENTOS

LUZ Hay personas que quieren tanto, tanto, tanto, que absorben por sí mismos la labor y la fuerza de sentimiento de dos personas, y no dejan amor de sobra para que los quieran a ellos. Lo agotan a mordiscos y lo vuelcan de una vez, espeso y macizo. Personas que entregan tanto de sí, que van perdiendo el color. Poco a poco apagadas, tenues, transparentes,… hasta volverse al fin invisibles para el otro. Son seres con tanta electricidad en el corazón que un día estalla en mil descargas y se vacía de pura tristeza. Y es que el otro, deslumbrado por tanta energía, no tuvo jamás forma ni ocasión, espacio ni tiempo en su interior para sentir la necesidad de iluminar el páramo.
AGUA Hay seres anegados en lágrimas que apenas dejan ver sus ojos sobre el horizonte. El volumen del agua que originan es tan alto, tan profundo que no se dejan ver.  De vez en cuando se ponen de puntillas y asoman las pestañas. Suele ocurrir en época de sequía, esa en el que el sol calienta de plano y aclara el color de …