Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

NUESTRO DEBER CIUDADANO, NUESTRO DERECHO CIUDADANO. ¿Quiénes llevan nuestras riendas?

Imagen
Lo que vais a leer a continuación es un artículo de actualidad. Absoluta, enraizada y gravísima actualidad. Política y sociedad con tintes de antropología. Y si me apuran hasta de psicología. Llevaba días dándole vueltas al papel, pero el hecho de que los asuntos de este blog versen de otras hierbas me ha ido retrasando la labor. Pero ya no espero más, aquí estoy con el firme pensamiento de que no escribir lo que pienso al respecto sería un acto de irresponsabilidad por mi parte. ¿Quiénes llevan nuestras riendas?, ¿quiénes permanecen subidos a su carromato?, ¿quiénes se tiran en marcha?

       Llevo en esta vida el mismo tiempo que lleva España dentro de un sistema no dictatorial. El momento que atraviesa nuestro país es una de las dos o tres ocasiones en las que he sentido que es más necesario que nunca ejercer nuestro derecho y nuestra obligación como ciudadanos. Ser ciudadanos activos, esto es estar vivos civilmente. Sinceramente pienso que siempre ha sido y será preciso, muy precis…

PEQUEÑOS ESBOZOS (XXV): Noches grises

Imagen
No es buen ejercicio ese de mirar atrás y quedarse pensando demasiado tiempo en la zona de peligro. En lo que hubo, en lo que fue y en lo que no fue. En lo que duraron las cosas, en lo perdido y en lo que dolió. En por qué yo. En por qué yo sí. En por qué yo no.  ¿Para qué preguntarse?, ¿qué sentido tiene ya?  Pero hay veces en las que la amenaza te ataca a traición, por un cúmulo de coincidencias y sin apenas darte cuenta. Y en unos segundos ya estás dentro. Melancolía en estado puro y dolores traídos al presente. 
   Acabo de retrotraerme mucho, mucho tiempo atrás, paso a paso y hasta llegar a la noche de hoy. Muchos porqués y una fuerte sensación de impotencia en la que las punzadas de lo que no alcancé y de lo que tragué como lo más amargo me han dado una bofetada en plena cara. Ya sé que para todo hay una razón y que lo pasado pasado está, pero en momentos así de poco sirve. Y se olvida el entendimiento de las cosas. Y la practicidad. Te preguntas qué hiciste mal para que todo …

PEQUEÑOS ESBOZOS (XXIV): Lo estás haciendo bien

Lo estás haciendo bien, lo reconozco. A veces una no es demasiado objetiva porque se encuentra dentro del asunto, pero hoy, por ejemplo, y en algún que otro rato, recupero la visión de las cosas y simplemente observo. Y trato de ser justa. Y más contigo. Lo estás haciendo bien y así lo creo. No ahora, ni hoy, ni estas semanas. Me refiero a en conjunto. A estos últimos años tan distintos. Está bien hecho, sí, de forma natural, lógica, inevitable. Pero no te confíes, mañana volveré a ser subjetiva, porque siento. Y puedo negar todo, aun de boquilla.
    Así que sí, lo estás haciendo bien. Cada fase que llega está fundamentada, bien asentada en cada puntual momento. Es lo que toca. Lo que te corresponde. Se termina con una, se pasa a la siguiente. Y después otra. Y luego otra. Y es curioso, que yo he estado presente en unas cuantas, pero no me di cuenta de los tiempos. Pensé que era más tarde, más futuro. Pero no, no lo era. Era aún muy temprano. Pequé de ingenua. Pero ahora sí, ahora…

NO POR FALTA DE AMOR, SINO DE VIDA

Imagen
Siempre pensé -todos en realidad-, que dos personas deciden estar juntas y compartir sus vidas cuando y mientras se aman. Pensé, por tanto, que mientras ese amor durara, la unión continuaría. Ley matemática. Y que esas dos personas tomarían caminos diferentes si, y solo si, dejasen de sentir. Se acabó el amor, se acabó la pareja, el proyecto y la chispa. Y la tranquilidad. Se produzca esa sequía ya en ambos o únicamente en uno de ellos. Finito. Así pues, mientras quedase sentimiento verdadero nada estaría perdido, siendo ese el motor, la voluntad del corazón de ambos, el motivo para seguir adelante. 
    Pensé, dije,… pensé. En pasado. Ya no lo pienso. Supe que no es necesario que se acabe el amor para que se pronuncie un adiós. Si me hubieran preguntado hace veinte años, habría jurado por lo más sagrado que jamás me separaría de alguien a quien quiero. Pero bien aprendí que puede hacerse y que incluso se debe. O que no hay más remedio. Que soy capaz de ello y que despedirse de aqu…

PEQUEÑOS ESBOZOS (XXIII): Verbo en plural

Imagen
Decir o no. Poder decir o no esas cinco palabras se traduce en silencios, en los días y noches sin mirar a los lados, en enorme castigo de vacío.  Tú y yo nos amamos.
    La ausencia de un plural lo convierte en locura. Enajenada yo de un espejismo. Y que el tiempo verbal, ambivalente él y homógrafo cual es, pudiera ser presente o bien pretérito, en fatal coincidencia.      Está en ese silencio, latido impronunciable, ese castigo. En el medio camino, el dibujo borroso, el ruído, interferencia. En no poder saber lo que vivimos. En no poder hablar con propiedad. Al menos para mí. En no poder decirlo al natural. Que tal vez no en presente, pero ¿en pasado, al menos?… Tampoco en un pasado, no es permitido. He guardar silencio. Castigo pues, bien digo. Y en hablar de nosotros y que aparezca un yo. En que exista la ausencia de un plural para el verbo. Cinco palabras, cinco. Tú y yo nos amamos. Y no poder decirlo. Y sentirme por ello terriblemente sola. A la deriva. A bordo de una tabla sin…

DESAPEGO

Imagen
Los seres humanos seríamos infinitamente más felices, si practicásemos el desapego. No lo digo yo, lo dice el budismo. Aunque ellos se refieren principalmente al mundo material, y de ahí lo extienden a la estancia en la tierra. Estoy de acuerdo y esto último es precisamente lo que a mí me ronda, el desapego a todo cuanto conforma nuestras vidas, la no dependencia de cuanto nos rodea y el ser capaces de continuar a pesar de lo que no permanece. Vivimos construyendo, tratando de conservar y de acumular. Y reitero que no me refiero a bienes materiales, sino a lo esencialmente humano. Pues bien, nacemos y pretendemos conservar todo aquello que vamos arrimando a nosotros. Conocimientos, sabiduría, amigos, amores, familia,… Más y más cada día. Pero es un imposible, porque desde el mismo momento en que nacemos iniciamos el camino inverso. Deconstrucción. Empezamos ese día a envejecer, a estropearnos, a deteriorarnos, a morir. Ley natural. Luego, ¿a qué darle tantísima importancia a la conser…

MI EXCEPCIÓN

Imagen
Si lees esto, hazme un favor, no le adjudiques estas letras a nada ni a nadie más que no seamos nosotros. Ya sabes que es costumbre aplicarnos los poemas, las canciones, las citas, y arrastrarlos a través de situaciones diversas vividas. No lo hagas. No lo extraigas más allá de ti y de mí. Traspasando la realidad, toma este texto. Yo, la autora. Tú, el lector. Con ese vínculo sagrado que establecemos cada vez que te escribo. Porque es a ti a quien escribo gran parte de mis letras. Y eso es algo que sabes bien. Y es que no eres tú quien se las adjudica erróneamente. ¿Me lo escribirá a mí? Podría aventurarme a decir que cada vez que te haces esa pregunta, la respuesta está implícita si dejas la mente en blanco y te respondes con el corazón. Tu intuición va correctamente encaminada. Me conoces bien, más allá de las dudas. 
    Hoy por hoy y con la suma de los días digo firmemente que eres mi excepción. La excepción en mi vida. La que confirma la regla de lo que siempre hice. Contigo …

QUISIERA DESPERTARME (Donde no quiero ir)

Imagen
Más allá de mis deseos más sinceros y de mis sentimientos más sobrecargados de más de una decena de matices - esos que me guardo en lo más hondo de mí-, estoy preparada para caminar yo sola. Autónomamente. Individualmente. Puedo jurar que me fuerzo a ello, que no hay voluntad del alma en ese gesto y que no tengo nada planeado. Ni una sola especulación o hipótesis de lo que habrá de ocurrirme, ni de lo que podré encontrarme. Ni la más remota idea de cuáles serán mis reacciones, pero el suelo que tengo bajo mis pies arde y siento, desolada, que soy yo la única que se quema en ese fuego. Por lo tanto, ¿qué otra cosa podría hacer más que no quedarme quieta para no ser devorada por ese incendio?  Y es que hay veces en que nadie acude a apagar esa llama, nadie a calmar la devastación. Y hoy tan solo puedo mover mis pies sin tregua. Sola, yo sola. Acorralada por las propias circunstancias y obligada a nadar contracorriente. Pero realista como la vida misma. Esa que he querido combatir y qu…

LEO PORQUE SIENTO PROFUNDAMENTE

Imagen
DÍA DEL LIBRO

  Me gustan los libros porque me permiten comunicarme con  mi interior más sensible. Sus páginas me ayudan de un modo u otro a enriquecer mi lado emocional, a ponerlo frente mí y a aceptar mis sentimientos. Me gustan los libros porque he escuchado en ellos declaraciones de amor hermosísimas y juramentos de venganza eterna. He sucumbido en ellos a la tristeza ante la injusticia, conocido la maldad humana y señalado la mezquindad de los ciegos de conveniencia. Los libros han contribuido a mi valoración de las emociones por encima de todo. Y es que eso sucede cuando asistes a la destrucción de docenas de vidas a quienes se prohibió dar rienda suelta a sus sueños y deseos. Me han ayudado a comprender y a empatizar, a cerrar los ojos y pensar en lo que me ocupa el alma. Y a enternecerme envuelta en el momento. Me han enseñado a sentir valor y a decirme que puedo con aquello que tenga delante. Con eso y con más. Me han mostrado el verdadero modus vivendi del hombre con el paso …

ESTUDIA LO QUE QUIERAS, PERO QUE TE HAGA FELIZ

Imagen
Tendría unos catorce o quince años cuando mi padre comenzó a hacer un especial y mayor hincapié en una idea vital para él respecto a mi formación educativa y profesional: “estudia lo que más te guste”. Siempre se lo había oído decir, pero dado que yo estaba en pleno bachillerato, sabía que se acercaba el momento en el que yo me haría mil preguntas al respecto y decidiría. Y él insistía: “lo que te guste”, “dedícate a lo que tú quieras, pero elige algo que se te dé bien y en lo que seas buena; y que te haga feliz”. Mi padre sabía muy bien lo que se decía. Tenía un trabajo de números y era bueno en él, pero no le gustaba en absoluto. Más bien le horrorizaba. Lo apagaba por dentro. A decir verdad se le habría dado bien cualquier trabajo que hubiese desempeñado, salvo aquellos que requirieran una marcada despersonalización y desconsideración hacia los usuarios, pero sí, habría sido bueno en cualquier cosa, porque poseía una mente valiosa y aguda. Pero el tenderete en el que trabajaba…

LEO PORQUE ESCRIBO

Imagen
¿O será al revés?...





Me gustan los libros porque me enseñan a escribir. Me enseñan a expresarme de mil y una maneras, y a descubrir los infinitos prismas que de una misma cosa tiene cada persona. ¿Qué es para ti el amor? Busco y rebusco entre las páginas de los distintos textos que pasan por mis ojos. Rechazo docenas de ellos. Por falsos, por interesados, por hipócritas, por cobardes. "¡Que no es amor!", me digo, "¡que es un engaño para tenernos cogidos por los huevos!". Ensalzo a cambio algunos por profundos, por nobles, por eternos. Y por atemporales. Fueron, son y serán. Y al fin encajo a la perfección con unos pocos. Y aprendo a observar mi propia visión de ello desde fuera de mí, recorriendo las letras y los renglones, pasando páginas hasta hallar un final, ¿del amor o del libro? Quién sabe. Y junto a ello más, mucho más. Le pregunto al autor: "¿qué es para ti la muerte?", "¿y la traición?" Discrepan los autores en sus concepciones, y yo, l…

EQUIVÓCATE, PERO FUERA CULPAS

Imagen
Lección número uno para no sentirte culpable contigo mismo: no cometas de nuevo los mismos errores. Comete otros, mete la pata de diferentes formas, pero nunca caigas una y otra vez en lo mismo. Si te es posible, procura no repetir los mismos comportamientos, idénticos patrones de conducta, porque si ya fallaron una vez, ¿a qué reproducirlos? Eso no significa que no vuelvas a tropezar, incluso con la misma piedra. Porque hay piedras y piedras. Las hay que se encariñan con el pie. Y hay pies que rondan el empedrado. Luego hay piedras que no lo son tanto y que a un pequeño roce se vuelven polvo. Y por supuesto hay piedras preciosas. Si has de tropezar, tropieza, pero con inteligencia esa vez, desde otro ángulo y con una inclinación del empeine mejor calculada. Y asume que jamás tendrás garantías de éxito, nadie las tiene. Te arriesgas a volver a frustrarte con una profesión que te apague. Te arriesgas a que no se te renueve el contrato. Te arriesgas a pasar por tu décima ruptura sentime…

QUIEN SE VA Y QUIEN SE QUEDA

Imagen
Mira a tu alrededor. Por favor, pon atención y mira detenidamente. Cuenta. Cuenta cuántas son las personas que te acompañan, incluso aquellas que en apariencia no están, pero que si no te dejas llevar por la desconfianza, sabes que de algún modo están ahí contigo. Son las personas que participan en tu vida. Se preocupan por ti, te escuchan, te aconsejan, te hacen compañía, confían en ti y se confían a ti. Te quieren sinceramente. Busca sus nombres porque los sabes realmente. Ahora piensa en aquellas personas que estuvieron y ya no están. Identifica a aquellas que quisieron marcharse y dejar el barco a la deriva. Tampoco olvides sus nombres porque forman un grupo bien concreto. Lo lamentaron a medias. Sentían a medias. Te echan de menos a medias. Bueno, está bien. De todo ha de haber. Son cosas de la vida. Y están aquellos a los que la vida, la muerte o las circunstancias separaron de ti. Piensa en quiénes son. Estos lamentaron, sintieron, echaron de menos. O incluso lamentan, s…

TE LO RECOMIENDO

Imagen
  ¿Te has propuesto alguna vez sentarte en serio, con tiempo y verdadera atención a escuchar cómo se sienten por dentro de los demás? Pero de verdad, dejando que se abran sin recurrir a tus ejemplarizantes vivencias. ¿Lo has hecho? Te lo recomiendo.      
      Advierto que no es tarea simple, aunque tampoco es realmente difícil. Se le llama escucha activa. Requiere empatía de la buena, de aquella en la que hay que aceptar lo que escuchas por raro que parezca y por mucho que no se asemeje a lo que tú has vivido, sentido, harías o dirías. De esa. Que te cuenten, que te cuenten,…ya verás. Porque en la práctica es muy posible que observes que hay incluso quien padece experiencias más duras que las tuyas. Piensa en esto. Si te sientas con algunas personas, segura y evidentemente será con quien compartas una cercanía y afinidad considerables, luego será pertinente la conversación y seguro que serás conocedor de alguno de los momentos más crudos que haya tenido que atravesar en la vida o co…

LEO PORQUE ESTOY MALITA

Imagen
Fuente:  Una botica literaria que puede curar casi todo, ABC. http://www.abc.es/cultura/libros/abci-botica-literaria-puede-curar-casi-todo-201704180223_noticia.html

Me gustan los libros porque me curan. Y me pase lo que me pase, algo es seguro, y es que antes le sucedió a alguien más. Así que si estoy malita, si me amenaza el insomnio, si me duele el corazón, si me brotan las lágrimas, si siento celos, si me ahoga el estrés,… sea lo que sea lo que me suceda, leo. Y así, al entrar en el libro y presentarme este a sus habitantes, al conocernos al fin y compartirnos, identifico en él lo que me ocurre. ¿O será a la inversa? Tal vez sí, tal vez es el personaje quien pasa la mano por mi cabeza y suavemente me acaricia el pelo para decirme que no me preocupe y que allí, donde yo estoy, hay muchos más. Incluido él. A partir de ese instante todo es una cura. ¿Cómo? Muy sencillo. De todos es sabido que entrar en los problemas de los demás ayuda a minimizar los propios, que verlo con objetiva dist…

EQUIS O CORAZÓN

Imagen
Antes de leer estas líneas ve el corto que precede a este texto. Son solo cinco minutos, hazlo. 

Equis o corazón, Roberto Pérez Toledo

    ¿Ya lo has visto? Antes de comenzar a utilizar las nuevas tecnologías para relacionarnos socialmente alguien tendría que habernos advertido que teníamos que aprender tres reglas fundamentales: 1. No sustituye el cuerpo a cuerpo. 2. No sirve para escondernos ni atenuar nuestros miedos. 3. Son un arma de doble filo y el lado cortante es frío, implacable y despiadado. Confieso que más de un setenta y cinco por ciento -por dar una cifra, e igual me quedo corta-, de los malentendidos y disgustos que me he llevado en mi vida personal en los últimos tiempos se han debido a un mal uso (por mi parte y por la otra) de los nuevos sistemas de comunicación. Ya conocemos la beldades de las redes sociales. Nos encantan. Y pueden darte la oportunidad de minimizar distancias, de compartir casi todo momento del día a día, de tener detalles preciosos con el otro …

MALA MEMORIA

Imagen
A veces me gustaría tener mala memoria. Olvidar los puñales y las heridas abiertas. Y los miedos. Los rencores. La ira y la impotencia. Y olvidar junto a ello unas pocas palabras, un puñado hundido hasta la empuñadura. Y no es cosa que tilde de imposible, pero esa sustancia que habita en mi cabeza, a la que siempre acudo, y que ayuda a suavizar hasta casi la sombra, la tengo ya en reserva. Vuelco el vaso, pero apenas quedan unas gotas en el fondo. No me sirve de ayuda. Olvidar lo que duele…
    A veces me gustaría tener mala memoria. Olvidar los momentos que me sentí feliz. Y los besos. Las risas. Lo admirado. Y la complicidad inacabable. Y olvidar junto a ello cuánto nos comprendimos (sin reproches). Y no es empresa esta que resulte inviable, pero me frena esa tendencia mía a caer hasta suelo ante la pérdida. Me frena el sentimiento. Y la necesidad. No me sirve de ayuda. Olvidar lo que llena…
    Y es que dicen que la memoria es selectiva, que ella sabe. Que todo lleva un tiempo, u…

LEO PORQUE TENGO HAMBRE

Imagen
Me gustan los libros porque me enseñan a saber quién soy y cómo me encuentro. Leo porque me gusta conocer al hombre, entender el mundo. Nunca he leído para evadirme, como muchos afirman. Seguramente lo hice, pero como recompensa añadida. Cuando pongo los ojos en la primera palabra del primer párrafo es siempre por hambre. Por hambre de que me descubran cómo piensan otros, cómo siente el resto. Por encontrar una idea que a mí no se me haya ocurrido y al descubrirla sentir una mezcla de placer saciante y de celos. Así que, sí, la literatura podrá traernos mundos inventados, pero tiene mucha más verdad que un periódico o que una conversación cara a cara donde tantas cuestiones se esconden y tanto se calla. Y es que es en ella donde siempre me encuentro con seres con los que identificarme. O tal vez no hoy, pero quizás mañana. Seres sin maquillar, en lo más álgido o absolutamente acabados y rendidos. Plenos de defectos o grandiosos, pero jamás falseados por interés, miedo, cobardía o verg…

EL AMOR (NO) MUEVE MONTAÑAS

Imagen
¡El amor todo lo puede!, ¡el amor mueve montañas!,… ¡el amor…! El amor por sí solo,... nada de nada. Mentira cochina. Por mucha venta del asunto que se nos haya hecho, el amor es un sentimiento que requiere del mismo trabajo, esfuerzo y atención que cualquiera de las demás emociones derivadas de las relaciones personales. Una cúspide que ha de reposar sobre tres bases de equilibrio, porque no nos engañemos: ni es omnipotente, ni mueve pesos inertes. Yo he intentado mover montañas, dar la vuelta al mundo y ponerlo del revés. He intentado quemar el hielo. A golpe de amor, de mucho amor. Sincero, altruista, generoso, desinteresado, leal e incondicional. Errado a veces, claro, pero del bueno. Nada de eso de las pelis rosas. Pero el amor no es suficiente, ni vale con echarse a dormir sintiendo. Necesita de muchísima comunicación, efectiva, clara y bien interpretada. Sin adulterar y sin viciarse. Y por supuesto, completa y sin censurar. Así que ya tenemos el primer bastón, porque sin …

PROHIBIDO CONCEDER FAVORES NO PEDIDOS

Dice una amiga mía que los favores concedidos no pedidos no se valoran. Y seguramente tiene razón. Seguramente se olvidan pronto. Seguramente se infravaloran. Las acciones y a quienes los llevaron a cabo, ambos. Pero no me negaréis que no es mezquino el detalle. Tú ves que alguien necesita ayuda. Sabes que lo está pasando mal. Sabes que si le echases un cable le solucionarías la papeleta. Y presupones, porque no eres tonto y empatizas de lo lindo, que se le va a poner un nudo en la garganta a la hora de pedirte ese favor. Y es entonces cuando tú, empático y comprensivo, de corazón noble y altruista a partes iguales, te planteas salvarlo y evitarle además ese mal trago de que el nudo en cuestión se le quede en la glotis. Vas de frente, te ofreces y concedes. Y esa persona respira al fin y te agradece el gesto enormemente. Todos contentos. Todos… hasta que sucede cualquier bobada que supone una fricción entre ambas partes y, oye, de tu buen hacer ya no se acuerda nadie. Y menos aún el…